Aprobados los de la estancia para la Santa María…(Fotos)

Redacción / Tauropasion

Fotos: SM

Lunes 02 de octubre de 2017.- Los toros de la ganadería de La Estancia, propiedad de Don Alejandro Martínez Vertíz y Doña Gloria Barbachano, ya se encuentran en los corrales de la Plaza de Toros “Santa María” de Querétaro, para la corrida del próximo viernes 6 de octubre a las 20:30 horas en la que están acartelados el rejoneador español Andy Cartagena y a pie los diestros mexicanos Diego Silveti y Juan Pablo Llaguno.

Los toros la estancia ubicada en San Luis de la Paz, Guanajuato han sido reseñados y autorizados por las autoridades de plaza para su lidia, con la divisa blanco, azul rey y rosa, un encierro serio y muy bien presentado, con las siguientes características:

No. 1 “Jaramillo con 475 Kg.

No. 2 “Cerro Gordo” con 541 kg.

No. 4 “Cerro blanco” con 492 Kg.

No. 7 “Zamorano” con 505 Kg.

No. 21 “Cubilete” con 562 kg. (Rejones)

No. 25 “Paricutin” con 490 Kg. (Rejones)

No. 33 “Tepeyac” con 550 kg.

Tarde fría y con lluvia en la México…(Video)

 

Redacción / Tauropasion

Video: BT

Lunes 02 de octubre de 2017.- Presentamos el video resumen de una tarde fría y con lluvia, en la que se lidiaron ejemplares de la ganadería de “Santo Toribio”, bien presentados, destacando el primero que fue aplaudido en el arrastre, esto en la segunda novillada con picadores que se suspendió por lluvia tras el cuarto de la tarde, festejo en el que actuaron, Arturo Soto, Jorge Salvatierra, Juan Padilla e Iván Hernández, siendo el primero el único que cortó oreja.

Sinodal y examinado…(Opinión)

Autor: José Antonio Luna (Colaboración especial)

Lunes 02 de octubre de 2017.- Quedó pendiente la semana pasada y aquí está. Una encerrona no es la fiesta de cumpleaños del matador que se encierra. Es una prueba muy seria para mostrar el grado de dominio que el protagonista ha conseguido. En una encerrona, lo primero que debe de haber son toros con facha de eso, de toros y además, en puntas. Mejor, si son de diferentes encastes, para que el examinado demuestre la sapiencia que a lo largo de su carrera ha alcanzado. Las lidias deben contener la ortodoxia de la verónica y la imaginación desbordada en una larga variedad de quites. Si el diestro banderillea, le incumbe hacerlo con maestría, precisión de reloj suizo y asomándose al balcón en cada embroque. Las faenas de muleta estarán comprometidas a lograrse con un pozo hondo de sentimiento y verdad, después de cada remate de pecho debe venir un adorno que muestre largueza de catálogo. Las estocadas corresponderán a la altura de lo obtenido con los trapos.

El pasado dieciséis de septiembre fuimos a la “Ranchero Aguilar” en Tlaxcala, a la encerrona de José Luis Angelino. Llegamos con toda la ilusión de ver a un maestro que tiene mucho temple, técnica y arte, pero el desencanto nos invadió cuando salió el primer toro. Un animal de desecho de la Soledad con la cornamenta defectuosa. Impresentable para un examen de doctorado.

El segundo fue un toro-toro de Tenexac, precioso de lámina, cárdeno, largo como un tren, hondo y bien redondeado de culata. Además, fue bravo, noble y de buen estilo, al que José Luis Angelino toreó con la escrupulosidad y el arte que el toro requería, aunque debo decir que no lo mató, sino que ya estoqueado el toro se cayó y un subalterno taimado, puso el pie y cargó el peso de su cuerpo sobre el rabo para que el merengue no se levantara. Aquí, también, hay que decir, que otro de la pandilla, el puntillero, cada vez que se acercaba por detrás -ya se sabe, la manera mexicana de apuntillar es traicionera, por eso, la pueden realizar gordos habilidosos que no tienen otro papel en el guion-, éste, antes de dar el cachetazo, aprovechaba para sumir más el estoque disimuladamente y de inmediato, sacarlo.

Pasando por alto esos actos vandálicos, parecía que la tarde se enderezaba. Las ilusiones volvían a tomar aliento. Sin embargo, no fue así. Lo que siguió fue lastimoso, una burla para el noble público que apenas protestó la presencia del resto de la corrida en la que los toros de Atlanga, Reyes Huerta y Rancho Seco tuvieron estampa de novillos y algunos hasta de erales, y por si fuera poco, de desecho. El de don Hugo García Méndez tuvo más presencia.

Habiendo doblado el tercer bovino corrido, la encerrona cambió dogmas por relajamientos. El matador Angelino se fue a mudar, dejando el terno manzana y oro, y poniéndose un precioso traje de charro. Vestido de esa manera y con la muy escaza presencia de los bóvidos, la tarde tomó aires de festival. Mariachis, convidadas a banderillear sin que la mayoría de los invitados estuvieran a la altura, complacencias musicales y lo imperdonable, la poquedad de los morlacos.

El que firma lleva vistas varias encerronas que parecen el agasajo del matador. Se han confundido los conceptos. Cuando se tiene inteligencia, surge una cuestión insalvable, el conocimiento de que no es lo mismo pretender librarla como se pueda, que hacerlo como Dios manda.

Con toreros como José Luis Angelino, el de la preciosa faena barroca hace años en la Plaza México, el de la lidia perfecta al toro de De Haro allá mismo y el que toreó por nota la tarde que nos ocupa al toro de don Sabino y doña Paz Yano, siempre me queda la expectativa de que en el hotel, cuando el diestro toma el regaderazo y en la soledad del cuarto de baño se acaba la coba, frente al espejo queda un hombre desnudo de cuerpo y alma, que está al corriente de que mucho de lo acontecido en la tarde ha sido simulado y aunque tenga la certeza de que logró un éxito económico, un kilo de orejas baratísimas y las fotos de la salida a hombros que exigía el apoderado, en el fondo, sabe que no alcanzó la cota. Es que la competencia más dura es la que se da contra uno mismo. La vida es sabia y coqueta, en las pruebas trascendentales nos da doble papel, el de examinado y el de sinodal, y así, ¿dónde carajos cabe la coba?.

A hombros Andy Cartagena en Apizaco

  • Con espectacular faena, el español desoreja a “Lancero” de “La Fraga”
TP.   Texto y Foto Sergio Espinoza
Domingo 02  de octubre de 2017.-Este domingo, el rejoneador de origen español Andy Cartagena, salió a hombros de la Plaza de Toros “Rodolfo  Rodríguez El Pana” en la ciudad de Apizaco en Tlaxcala, donde alternó con Arturo Macías y Rafael Ortega, quienes salieron con manos vacías.
La monumental de Apizaco que esa tarde de contrastes, lució una ocupación de casi un tercio, fue testigo de las facultades del caballista, quién apoyado en sus finos corceles cautivó al público que ovacionó su toreo.
Siendo complicado el primero de nombre “Presumido”, con número 54, y 515 kilogramos; el que quiso imponer su ley sobre la arena; pero el ibérico le hizo frente y lo despacho cumpliéndole, así al respetable que respondió la convocatoria con motivo de la re inauguración del coso.
En su segundo de nombre “Lancero” con número 39 y 515 en los lomos, el que sé mostró generoso, alegre y juguetón, permitió al nacido en Alicante sentirse cómodo para colocar sus rejones y banderillas con picardía, haciendo una vistosa mancuerna con sus cabalgaduras; para quitarle lo gris a la tarde dominical.
Por su parte “El Señor de los Tres Tercios”, se mostró reservado con el
voluntarioso “Paso Doble”, marcado con el 36 y 530 kilogramos de peso, al que no entendió y mejor despachó para recibir pitos de los presentes que querían espectáculo.
En el segundo de su lote, Rafael Ortega quien dedicó la faena de “Mara” número 60 y media tonelada a su hermana, salió con fuerza en la brega y hasta colocó banderillas; sin embargo volvió a los remilgos y cumplió en la suerte máxima, generando opiniones extremas divididas; que iban del abucheo a la petición de oreja.
Arturo Macías el segundo de a pié, con “Rondeño” marcado con el 43 y 495 kilogramos, realizó un toreo valiente, vistoso y con fuerza, hasta llegar a la espada que certeramente puso en el morrillo del animal, la que debido a la casta del burel no fue efectiva; dando pié a que el Juez Andriano negara el premio.
En su segundo “El Cejas” hizo frente a “Piropo” de número 40 y 490 kilos de peso; que presentó complicaciones con la muleta hasta llegar al descabelle, el que se tornó incómodo para el hidrocálido, que “sacó la botana” por el número de intentos y avisos, en una tarde borrascosa en la que rondó la lluvia pero permito el desarrollo de la fiesta.
FICHA
Plaza de Toro Monumental  Rodolfo Rodríguez “El Pana” de Apizaco, tarde soleada a nublada de llovizna intermitente y con presencia de un tercio en los tendidos.
TOROS
Encierro de Enrique Fraga de buena presentación y juego desigual, destacando el cuarto de nombre “Lancero”, que fue desorejado y salió del redondel con arrastre lento.

TOREROS

Para el rejoneador Andy Cartagena palmas tras aviso en el primero y par de orejas en el segundo; Rafael Ortega silencio y salida al tercio; Arturo Macias, salida al  tercio tras aviso, palmas y pitos tras dos avisos.
INCIDENTES
Llegada mediante calandria a la Plaza de Toros de los matadores Ortega y Macías, siendo este segundo quien hizo un brindis a su amigo y colega el “Brujo de Apizaco”, con Saltillo y puro; sellos característicos del “Último Romántico de los Ruedos”.
Paseíllo de niños maletillas y estudiantes de una escuela taurina; que soltaron globos multicolores en honor a la más bella de las fiestas, hostilidad del personal del Grupo Leones Seguridad, que entorpecieron la labor periodística a este medio.
Tags: matadores, Plaza de Toros, Rodolfo Rodríguez, El Pana, Andy Cartagena, Rafael Ortega, Arturo Macías, La Fraga, orejas